Dolor fantasma

El dolor fantasma generalmente se asocia con los amputados quienes sienten un dolor en los miembros que ya no están presentes. Pero también se asocia con gente con las columnas vertebrales dañadas que sienten un dolor en los miembros paralizados cuando no hay una explicación lógica para tener dolor en ese sitio.

Cuando me desperté en el lugar del accidente donde me rompí la espalda, no tenía idea de lo que había pasado y no sentía ningún dolor. Miré alrededor cuando me acordé de haber tenido un accidente y de repente sentí un dolor muy intenso que la morfina solo pudo aligerar. El dolor que sentía no venía de mi espalda donde me había hecho daño sino de la cintura para abajo, es decir, toda la parte que quedaba paralizada. Mi cuerpo de la cintura para abajo no había recibido daño y a pesar de mi percepción, este daño en realidad originaba del daño neurológico en mi columna.

El dolor que sentí después del accidente duró días, semanas, meses y hasta cierto punto años. En todo ese tiempo se ha disminuido poco a poco y se convirtió en algo aguantable para convivir y finalmente en vez de desaparecer cambió su naturaleza. El dolor se convirtió en un sentimiento antinatural y luego ningún sentimiento como si mi cuerpo de la cintura para abajo no fuera parte de mí sino simplemente peso muerto que llevaba conmigo. Mi sentimiento del dolor luego era episodios que duraban un par de días, creo que es mucho más de lo que sienten los amputados. Estos episodios de dolor estaban, y siguen estando de vez en cuando, siempre abajo en mi pierna izquierda, mi lado más débil. Se manifiestan como dolores chocantes que surgen por debajo del centro de mi fémur, cuando no hay ninguna razón aparente para que el dolor estuviese allí. Por supuesto mis piernas están débiles, al fin y al cabo todavía están paralizadas hasta cierto punto. La estructura es de calidad baja pero el dolor no parece que viene de la debilidad física. Es algo que solo se puede describir como dolor neurológico.

Durante años no tenía idea de lo que estaba causando estos episodios de dolor. Los episodios parecían venir de ninguna parte, pero cuanto más mejorábamos la estructura de mi cuerpo a través de la terapia de ABR más apreciaba la debilidad que tenía dentro y solo entonces empecé a entender que era la debilidad de la estructura que causaba la agravación de las vías nerviosas, llevando a cabo este raro y muchas veces insoportable dolor en mi pierna izquierda. La debilidad en la estructura responsable no estaba en mis piernas, sino en la región pélvica donde las vías nerviosas se ramifican de la médula espinal y descienden hacia las piernas.

Con el paso del tiempo, estos episodios no solo eran menos frecuentes, sino que empecé a asociarlos con cambios específicos de la estructura de mi cuerpo. Conforme mi cuerpo se fortalece y la estructura mejora, este se vuelve menos vulnerable a la agravación de las vías nerviosas aunque las mejoras de la estructura siempre exponen nuevas debilidades. Tras meses de realizar aportes mecánicos en el cuerpo para revitalizar su capacidad innata, se construye una cierta tensión dentro de la estructura que finalmente produce una transformación, creando una conexión más profunda entre los elementos del cuerpo, llevándolo a un nivel más estructural. La reaparición de la integridad estructural más alta o más profunda está inevitablemente y extremadamente débil al principio, al fin y al cabo ha estado latente durante años, ya que estuvo fuera de la ecuación por el colapso estructural del cuerpo como resultado de la lesión en la columna. Esta debilidad inicial de la estructura superior que ha reaparecido puede dejar el cuerpo otra vez vulnerable a la agravación de las vías nerviosas y originar un episodio de dolor fantasma.

Cuando la estructura superior se reinicie, empezará, hasta cierto punto, de manera natural a fortalecerse, pero también necesitará una nueva estrategia por la aplicación de la aportación terapéutica. Mientras me hago más experto en la curación de mi cuerpo, también consigo habilidades como apreciar los cambios, identificar la nueva debilidad que surge como resultado del cambio y entender cómo entregar la aportación necesaria en el sistema para fortalecer esa debilidad. Pero desgraciadamente el episodio del dolor es muchas veces es la primera señal de que ocurre un cambio. Durante la navidad tuve uno de los episodios, el primero desde abril. Entendí inmediatamente que el origen del dolor era la agravación de las vías nerviosas en la región pélvica y empecé a examinar mi cuerpo para entender el cambio que ocurría. Estoy acostumbrado a sentir estos cambios pero este era un cambio particularmente dramático en la estructura de mi articulación de cadera. Podría sentir a través de la percepción interna que había una cierta conexión más profunda, una percepción que aumentó mientras pasé por el episodio y empecé a trabajar en la debilidad, pero lo que realmente me sorprendió fue lo que encontré al realizar el examen práctico de la estructura. El trocánter mayor en la parte de arriba del fémur era más prominente que nunca y se podían tocar sus alrededores con los dedos, sintiendo el cuello del fémur y espantosamente, hasta la articulación de la cadera. Nunca antes había estado la articulación de cadera tan expuesta y esto abrió una nueva faceta con que trabajar.

Me puse a trabajar directamente y pronto empecé a construir fuerza dentro de la debilidad y a rellenar el acceso a la articulación de la cadera que no debe existir en un cuerpo sano. Estaré trabajando en esta faceta un tiempo, y me alegra decir que las caderas se fortalecen bien y la mejora en la estructura lleva mi cuerpo a un nuevo nivel que me resulta apasionante. Un nivel que por supuesto ya tenía antes del accidente pero nunca entendí de manera consciente.

Como un punto de interés, he deducido de un amigo amputado y que sufre este tipo de dolor por la pierna que le falta, que solo los amputados que pierden un miembro después de luchar con lesiones o deformación de ese miembro, suelen sufrir de dolor fantasma. Los que pierden un miembro en un accidente repentino y aparte de eso se mantienen en forma y saludables no sienten ese dolor. Años de usar un cuerpo por debajo de lo que sería su uso ideal por causa de un miembro dañado o deformado inducirá inevitablemente debilidad en la capacidad intrínseca del cuerpo, particularmente en los hombros o la pelvis, dependiendo de si es un brazo o una pierna. Tal debilidad se puede exacerbar al quitar el miembro y casi seguro que esta es la debilidad que es el origen del dolor una vez se ampute el miembro. Quizás la experiencia que ganamos con la terapia ABR puede algún día ayudar a los amputados a vencer el dolor fantasma.

Traducción realizada por Erhan Tamer

Este texto es una traducción de la entrada disponible en http://spinalroots.wordpress.com/2013/01/31/phantom-pain/, publicada por primera vez el 31 de enero de 2013.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s