La comodidad del hogar

17 de marzo de 2015

Hace un tiempo, fui al cine, la primera vez desde hace varios años. Me gusta mucho ir al cine y me gusta la chica con la que voy, pero al final de la película me dolía la espalda, las rodillas, mis pies estaban entumecidos y seguía notando pinchazos en mi mano izquierda. Si me hubiera quedado en casa y hubiese visto allí la película esto no me habría pasado.

1011

Siempre ha habido una “comodidad del hogar” en mi vida y creo que en la de la mayoría de la gente. No hay nada como tu propia silla o cama. Esto puede ser debido, en gran parte, a la familiaridad en lugar de la comodidad física, una sensación de bienestar obtenida de lo que ya conoces, pero que cuando se está seriamente discapacitado existen necesidades especiales que se deben atender de maneras diferentes.

12.jpg

Hace tiempo que he dejado de ser un fan de los sillones y cuando tenía 20 años, antes de que me rompiese la espalda, tiré el mío y aprendí a vivir una vida sentado con las piernas cruzadas en el suelo. La historia del sillón es interesante, aunque tengo que admitir que mi conocimiento se basa en la limitada experiencia de mis años y en lo que he visto en películas y en momentos de dramas. La chaiselongue parece ir camino de regreso al pasado, pero el sillón se limita a los últimos siglos de nuestra civilización y ha evolucionado lentamente desde el concepto básico de una silla, con un asiento de madera y la espalda erguida, a lo último en muebles mullidos que pueden hundirte en ellos.

1314

El concepto de sillón moderno no es sujetar tu cuerpo, sino desconectar toda actividad muscular dejando a tu cuerpo totalmente dependiente de la calidad de tu capacidad interna, tu resistencia de comprensión, para sujetarse. Este es un concepto que funciona bien para la forma y activo cuya actividad física durante el día es más que suficiente para mantenerlos en buena forma y que también pueden darse el lujo de encorvarse en un sillón por la noche, pero eso no augura nada bueno para los más sedentarios o discapacitados. El derecho a encorvarse siempre fue el dominio exclusivo de las clases trabajadoras que lo han ganado debido a un duro trabajo, mientras que la aristocracia, que llevaban una vida más sedentaria, se basó en la atención a la postura para mantener un buen prestigio. Estos días, la vida laboral de pocas personas les permite mantenerse en forma y la etiqueta de las clases privilegiadas ha disminuido desde hace mucho tiempo. Si combinamos esto con las horas que la gente pasa encorvada frente a la televisión o al ordenador, no puede haber dudas de que la salud está en problemas.

15.jpg

Como parapléjico, nunca he encontrado un sillón o sofá cómodo. Algunos son muy firmes y rectos, pero se necesita más esfuerzo para sentarse en ellos que en una silla del comedor y por eso me resulta difícil relajarme. En la mayoría te hundes y sólo sirven para disminuir mi fuerza central (capacidad intrínseca), que todavía es un poco débil. Mi cintura se cae y mi pecho se hunde y mi pelvis se pliega sobre sí misma, y esto debilita el flujo hacia las piernas. A pesar de que mis pies están en el suelo es como si mis piernas colgaran y mis pies estarían en peligro de inflamación.

16.jpg

No encontrarás tales muebles en mi casa porque elijo vivir en el suelo. Tengo cojines futón para sentarse, que tienen una base firme sin dejar de ser lo suficientemente suaves para la comodidad, y numerosos cojines sueltos para un buen apoyo. Puedo construirme un buen asiento reclinable en la esquina con un puf bajo mis rodillas que impide que arquee en exceso la columna lumbar y asegura que las articulaciones de la rodilla no se extiendan demasiado. Puedo realizar mi terapia en esta sala y no tengo problemas en apoyarme en la posición que necesite. Bajo a esta habitación desde mi habitación de terapia y desde aquí me meto en mi dormitorio. Vivir en un piso me permite tanto relajarme como trabajar de manera cómoda, mientras que lo de alrededor se mueve para una plena utilización de la capacidad funcional que he recuperado.

Entrada al blog original: https://spinalroots.wordpress.com/2015/03/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s