Scooters de movilidad

19 de junio, 2015

Durante los últimos tres meses he tenido un perro extra. Es una Lakeland Terrier y pertenece a mi buen amigo y vecino quién, desafortunadamente, ha estado en el hospital todo este tiempo. Yo tengo dos perros, un husky y un lurcher, pero el terrier ha sido un miembro a tiempo parcial de mi jauría durante los últimos seis años, por tanto encaja bien. A veces, tres perros es un poco demasiado. Pasear tres perros con una silla de ruedas está bien todo el tiempo que estas sobre un camino ancho y liso y los perros se mantienen en formación, pero cuando hay bordillos que franquear y el pavimento se estrecha, tres perros con correa peligran de ser enroscados alrededor de las ruedas. Entrar al pub por la puerta con dos perros es bastante complicado, pero con tres tiendes a enredarte un poco. Una vez dentro del pub hay una única sala para que se tumben los perros y así es que está bastante llena. En otras ocasiones, un perro extra no importa en absoluto. En su propio terreno ella simplemente se adapta a la rutina y cuando los saco a correr con mi bicicleta de mano apenas importa cuántos perros lleves atados a la espalda.

La ventaja de cuidar de esta perra es que viene con una scooter de movilidad. No precisamente cualquier scooter, sino un “Tramper”, el modelo preferido por los excursionistas discapacitados para sus habilidades fuera de la carretera. Francamente nunca me he considerado un tipo de persona de los que usan una scooter de movilidad. En primer lugar, son caras, especialmente aquellas tan buenas como una Tramper. En segundo lugar, siempre me han parecido un poco de vuelta atrás cuando soy capaz de desplazarme por mi propia fuerza y, en tercer lugar está la vanidad. No estoy seguro de que una scooter de movilidad encaje con mi imagen. Mi silla de ruedas es muy deportiva, utilizar una bicicleta de mano con perros es muy guay y, si necesito transporte motorizado, entonces me subo a un quad de granja. No obstante, últimamente, he barrido la vanidad a un lado y estoy descubriendo otra dimensión a la hora de pasear perros y un nuevo sentido de libertad.

2.png

Ha sido el momento preciso. Los cambios en mi cuerpo debido al trabajo de terapia me han hecho tener que disminuir mi intensidad con la bicicleta de mano. Al abrirse mi cuerpo todavía más, un punto débil que ha estado bloqueado durante años se ha vuelto visible y éste mismo está demostrando ser más problemático que muchos. Mis glúteos y la parte posterior de mi pierna solían emerger en un zona homogénea, pero ahora hay una clara división en la parte de abajo de mis glúteos y otra en la parte de arriba de mi pierna. Esto es fantástico, excepto porque hay una agujero en la estructura entre los dos, donde debería estar la verdadera parte inferior de mi pelvis. Estamos trabajando en ello y ya estamos empezando a fortalecer y construir una estructura en la parte inferior de la pelvis, pero llevará algo de tiempo. Tan pronto como empezamos a trabajar en este área y conseguimos el comienzo de la solidez, fui realmente consciente del punto débil, mientras antes simplemente no existía en mi conciencia del mapa del cuerpo. Una vez que ya tenía los primeros pasos leves en solidez, fui también consciente de las actividades que hicieron presión sobre este punto débil recientemente descubierto y que, por tanto, debían ser evitadas, entre ellas usar la bicicleta de mano.

3.png

Usar la bicicleta de mano es la forma más fantástica de viajar con perros, especialmente con un husky al lado con correa, y es también una manera bastante buena de ejercitarse como parapléjico. Cuando vives con un cuerpo con un enorme punto débil interno, un punto débil que va hasta la médula, un buen ejercicio a través de un esfuerzo consciente, es difícil de conseguir. Si no tienes cuidado el esfuerzo muscular sin una buena base puede desequilibrar tu cuerpo más adelante. Andar en bicicleta de mano sin demasiadas colinas y con la ayuda de un husky es una de las mejores formas que he encontrado de aire fresco y ejercicio, pero desafortunadamente incluso eso ha sido demasiado últimamente. Montar en bici con tus brazos en un agradable asiento reclinado implica tensión a través del cuerpo, lo cual sienta bien normalmente, pero no cuando está haciendo visible sobre el cuerpo dicho punto débil. Volveré a ello con renovado vigor una vez que tengamos mi suelo pélvico fortalecido, pero por ahora estoy descubriendo nuevas posibilidades de aventura con un Tramper.

Las scooters de movilidad son tan buenas para hacer correr a los perros como una bicicleta de mano. No hace trabajar tan duramente a tu husky pero tiene ventajas. Las correas, si se colocan en el lugar correcto, no se enredan y permiten a los perros correr al lado cuando hay espacio y colocarse en formación detrás cuando los caminos se estrechan y, éstos, los puedes recorrer. Con la bicicleta de mano no abandonaba los senderos de granja y los caminos para montar caballos, pero con el Tramper puedo explorar caminos estrechos y serpenteantes entre los bosques. De pronto esto me ha abierto a Copthorne Common, donde francamente no había entrado nunca. No es tan emocionante como una bicicleta de mano pero dirige a los perros hacia un esfuerzo más calmado, lo que es especialmente bueno para el terrier que necesita ayuda para sobrellevar un problema de ansiedad.

Todavía no se ha decidido si es bueno para mi “aceptación callejera”, pero por ahora continúo disfrutando de la novedad de una scooter de movilidad todo terreno de alta gama.

Entrada al blog original: https://spinalroots.wordpress.com/2015/06/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s